Modelo de adopción de mejores prácticas ESG de México

Share:

En los últimos años se ha observado una tendencia mundial hacia temas ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG). En algunos países, se han impulsado la creación de leyes y nuevas regulaciones al respecto. Lo anterior, aunado a la con ciencia ESG de los grandes grupos de inversionistas, ha motivado a que las grandes empresas adopten estas mejores prácticas y estándares de operación de clase mundial; buscando generar valor empresarial en armonía con la naturaleza, el entorno social y el liderazgo ejecutivo.

Hoy más que nunca, las empresas han tenido que adoptar mejores prácticas, estándares de operación de clase mundial y paulatinamente los criterios ESG.

Los criterios ambientales consideran cómo se desempeña una empresa como administradora de la naturaleza; pueden incluir el uso de energía, los desechos, la contaminación, la conservación de los recursos naturales y el tratamiento de los animales por parte de una empresa.

Los criterios sociales examinan cómo gestionan las relaciones con los empleados, proveedores, clientes y las comunidades en las que opera, dando respuesta a las siguientes interrogantes: ¿Funciona con proveedores que tienen los mismos valores que dice tener la empresa? ¿La empresa dona un porcentaje de sus ganancias a la comunidad local o alienta a los empleados a realizar trabajo voluntario allí? ¿Las condiciones de trabajo de la empresa muestran un alto respeto por la salud y seguridad de sus empleados?, ¿Se tienen en cuenta los intereses de otras partes interesadas?

Por otro lado, el gobierno corporativo (GC) es un sistema por el cual las empresas son gobernadas, dirigidas y monitoreadas. Incluye la participación de:

• Los accionistas.

• Los consejos de administración.

• La dirección general.

• Auditoría independiente.

• Terceros interesados: todos los grupos legítimamente interesados en la organización.

Y ante la responsabilidad de un GC de ser el mecanismo de la asamblea de accionistas que sirve de contrapeso y guía a la administración del negocio, que garantiza la calidad, oportunidad y la adecuada diseminación de información financiera y operativa de una empresa, hoy más que nunca resulta imperativo tener claridad sobre cómo una empresa puede ir adoptando los principios y mejores prácticas de GC. Lo anterior implica cambios en las estructuras corporativas, roles, políticas, procesos, controles, métricas de desempeño y reportes de toma de decisiones que permitan cumplir con los siguientes cinco principios de GC.

1) Transparencia: asegurar la revelación exacta y puntual de cualquier tema, incluyendo; la situación financiera, el desempeño y la propiedad.

2) Responsabilidad corporativa: reconocer los derechos de los terceros interesados. Estimular la cooperación entre las organizaciones y los accionistas para la creación de riqueza, empleo y sustentabilidad económica.

3) Rendición de cuentas: la administración debe rendir cuentas al consejo y este a su vez debe de rendir cuentas a los accionistas.

4) Independencia: los miembros del consejo de administración deben mantener su independencia profesional con el fin de poder evaluar y juzgar con objetividad todos los asuntos que son parte de sus funciones.

5) Equidad: proteger los derechos de los accionistas, tratar a todos los accionistas por igual, incluyendo a los minoritarios.

Los criterios de GC se ocupan del liderazgo de una empresa, la remuneración de los ejecutivos, las auditorías, los controles internos y los derechos de los accionistas.

En el caso de México, uno de los esfuerzos más recientes en materia de ESG, enfocado a empresas listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV); es la “Guía de Sustentabilidad” y su índice asociado (IPC sustentable). Sin embargo, este es fuerzo está claramente enfocado en las grandes empresas.

Es por ello que en el presente documento presentó un modelo de madurez de adopción de mejores prácticas de ESG, que tiene como base la versión del modelo de madurez que presente en marzo de 2021, ante el Comité Técnico Nacional de Gobierno Corporativo del IMEF, que puede utilizarse como herramienta de medición del grado de madurez de las prácticas existentes de ESG en su empresa.

Fundamentos de un modelo de madurez para la adopción de mejores prácticas ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) en México.

Partiendo de la base de que un modelo de madurez es un mapa que guía a la organización en la implementación de mejores prácticas, que describe un camino a seguir para el mejoramiento continuo de sus procesos que parte desde un estado inicial y converge en un estado futuro, nuestro modelo utiliza como estado futuro el cumplimiento de los requisitos establecidos en:

1. El Código de Principios y Mejores Prácticas de Gobierno Corporativo del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) [2], el cual ayuda a las empresas en su proceso de institucionalización, en la transparencia de sus operaciones y en la revelación adecuada de información confiable, a través de la definición de sus 60 mejores prácticas distribuidas de la siguiente manera.

2. La Ley del Mercado de Valores en México.

3. Cuestionario de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) para evaluar el grado de adhesión a El Código de Principios y Mejores Prácticas de Gobierno Corporativo por parte de las Sociedades emisoras.

4. Metodología de Sustentabilidad de la BMV dando como resultado la identificación de brechas existentes y la definición de planes de acción para cerrar dichas brechas en los siguientes cinco niveles de madurez:

Inicial

• En este nivel la organización sigue los requisitos mínimos de la ley.

• Se requiere la supervisión directa de los reguladores y otras autoridades gubernamentales.

• En esta etapa, se especifica que no significa que los accionistas o los mercados emergentes también sean inmaduros.

Emergente

• En este nivel la organización admite que está en proceso de adoptar la cultura de cumplimiento de leyes, reglamentos y directrices.

• En esta etapa los órganos de gobierno ya están formados, pero no cuentan con reglas de operación formales.

• El enfoque de la organización no está orientado a resultados y a la rendición de cuentas.

Regulado

• En este nivel la organización ya empieza a regularse por procedimientos, políticas, estatutos y objetivos; los miembros del consejo y de sus comités entienden sus roles y deberes.

• El enfoque de la organización es orientado al logro de objetivos institucionales bajo un esquema claro de rendición de cuentas.

Establecido

• En este nivel la organización demuestra que ha logrado establecer en todas sus actividades la cultura de la transparencia, responsabilidad corporativa, rendición de cuentas y equidad.

• En esta etapa, el consejo de administración ya se evalúa contra el desempeño planeado e identifica las acciones correctivas.

Maduro

• En este nivel la organización demuestra una situación proactiva y de implementación hacia directrices de gobierno corporativo.

• Los roles de presidente del consejo de administración y de director general se ejercen por diferentes personas y ambos tienen una adecuada segregación de funciones de riesgo y compensación adecuados.

  • Sus órganos de gobierno en su mayoría están compuestos por consejeros independientes, los cuales se convierten en la fuerza impulsora para la implementación de estrategia y metas organizacionales.

Autor: MIE Guillermo Pérez Elizalde, consultor senior de ACAD.

Consulta este artículo y otros en: https://revista-excelencia-empresarial.grwebsite.com/